Aprendiendo del placer

Después de una etapa un poco estresante entre clases, estudiar, citas… Apenas he tenido tiempo de parar, ahora que las clases han terminado, aprovechando que  el teléfono hoy no sonaba y estaba libre citas y otros compromisos, después de comer, me decidí a ir a ver una tienda erótica, de la que ya había curioseado por Internet.

Desde siempre me han fascinado los sex-shop, más de una vez paseando, he pasado por delante de alguno y era inevitable que los ojos se me fueran al escaparate lleno de artículos y prendas sugerentes y algunas un tanto desconocidas, y solo una vez acompañada de algunas amigas me atreví a entrar a curiosear, fue una visita rápida en esa época adolescente en la que todavía te estas iniciando en ese mundo hasta entonces prohibido y tema tabú en muchas conversaciones (al menos en mi entorno era así) del sexo.  Y allí estaba yo rodeada de aceites de masajes, vibradores, esposas (he estado tentada de comprarlas, quizás la próxima vez), disfraces, lencería erótica, curioseando todo lo que veía, al final salí de allí con algunas  cosas (un libro: “el placer del sexo” y algunos aceites de masajes). Para la próxima he apuntado otro libro “201 Ideas para volver loco a tu hombre en la cama”, y no sé si caerá algo más….

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.